Pueblos que enamoran de Colombia

Fecha de creación: Octubre 12 de 2021
Foto de Enrique Hoyos en Pexels

En esta semana de receso puedes descubrir en familia  el colorido, los sabores, la cultura, la historia, la gastronomía y las artesanías, entre otros atractivos, que tienen para ofrecer municipios increíbles en nuestro país. 

Eje cafetero y Antioquia

Comencemos por Carolina del Príncipe en Antioquia, allí los visitantes encontrarán una gran riqueza de colores y formas arquitectónicas de la Antioquia tradicional que hacen que este municipio sea calificado como el "Jardín Colonial de América". Los balcones de las casas de este municipio son considerados patrimonio cultural y se han convertido en su principal referente, ya que su construcción data del siglo XVII.

En el departamento de Caldas, está Marulanda, un pueblo que enamora con un hermoso bosque de palma de cera, y sus artesanías con productos elaborados a partir de lana de oveja, que se convierten en un atractivo especial para los visitantes.

Filandia, se encuentra en Quindío, un lugar que se destaca por la reserva Barbas Bremen, catalogada como el quinto ecosistema del país y que posee una gran variedad de tonos verdes. Además de la maravilla de fauna y flora y el encanto de un paisaje natural, es un lugar mágico rodeado por una vasta vegetación.

Risaralda, por su parte, tiene a Marsella, cuyo Parque Municipal Natural la Nona fue creado para proteger el nacimiento de las quebradas la Nona, el Zurrumbo y el Maní. Tiene un sendero de 4 kilómetros que permite apreciar la diversidad de la naturaleza y hacer avistamiento de aves. La casa de la cultura es patrimonio arquitectónico del municipio, con un patio de 276 metros cuadrados y 286 metros lineales de corredores, un espacio que permite visualizar el encanto del municipio.

Costa Caribe

En el Atlántico está Puerto Colombia, y allí se encuentra el muelle por donde ingresaron hace dos siglos al país los inmigrantes, los equipos que anunciaban la llegada de la modernidad y la maquinaria que industrializó a Barranquilla y otras ciudades del país.

Se destacan sus playas y el antiguo Palacio Municipal, la estación del Ferrocarril de Bolívar, el santuario mariano de Nuestra Señora del Carmen, el castillo de San Antonio de Salgar y la casa del telégrafo, que constituyen hoy un referente turístico e histórico. 

En Bolívar está el municipio de San Jacinto, donde el turismo de naturaleza es una gran opción ya que cuenta con la reserva ambiental del bosque seco tropical “Cerro de Maco”, que por su altura (800 metros sobre el nivel del mar se convierte en un mirador excepcional que permite observar panorámicas en el horizonte visible de los municipios vecinos. Además, es considerada la estrella hídrica de la región.

El departamento del Cesar tiene a Pueblo Bello, donde el valor histórico recae en Nabusímake (o tierra donde nace el sol), ese enigma escondido al interior de la Sierra Nevada de Santa marta y que está considerada como la capital espiritual los Arhuacos. Este destino permite conocer la cultura ancestral de los indígenas Arhuacos. Allí se pueden encontrar artesanías como las mochilas Arhuacas y Kankuamas, esteras y collares, además de las populares hamacas que le han dado renombre a la región.

El departamento de Córdoba cuenta con dos pueblos imperdibles: San Pelayo, que tiene al río Sinú que lo atraviesa y es una fuente natural a donde llegan muchos turistas a tomar fotografías, bañarse en las playas que se forman en temporada de verano y hacer rutas ecológicas en canoa que permiten el avistamiento de muchas especies de flora y fauna en todo su alrededor. En artesanías, se destacan los instrumentos musicales de bandas de viento.

En Córdoba está Tuchín, donde se puede encontrar el Centro Artesanal Mexión, muy visitado por los turistas por la amplia gama de artesanías que ofrece, elaboradas en caña flecha.

La Guajira tiene a San Juan del Cesar, caracterizado por su ubicación estratégica, cerca de las estribaciones de la Sierra Nevada de Santa Marta, donde nacen sus principales ríos: el Cesar y el Ranchería. En su recorrido por el territorio, estos ríos forman de manera natural balnearios y paisajes de inigualable belleza como el manantial de Cañaverales.

Centro del país

El departamento de Cundinamarca tiene dos pueblos que enamoran: Choachí, donde se puede visitar la Cascada La Chorrera,  cuyos 590 metros de altura la convierten en la más alta de Colombia. El curso del agua que cae en esta cascada es de la quebrada La Palma, y la rodea un bosque de niebla.

Otro municipio es Tenjo, donde se puede visitar la Peña de Juaica, considerado el pico más alto de la sabana de Bogotá, a 3.250 metros sobre el nivel del mar, y que cuenta con una gran riqueza de flora y fauna nativa.

El departamento de Santander tiene a Curití, cuya historia se cuenta en sus magníficas construcciones coloniales, sus calles imponentes que narran su proceso de fundación, y su templo Municipal de rica historia arquitectónica, pues fue el primero construido por los indios y transformado en 1670 y 1945, que mantiene en la actualidad toda su área frontal y su altar.

El departamento de Boyacá cuenta con dos pueblos que enamoran: El Cocuy, donde el turismo de naturaleza es uno de los principales atractivos. Allí está ubicado el Parque Nacional Natural El Cocuy, la mayor masa glaciar del país, que tiene cerca de 80 ríos y quebradas y 48 microcuencas, cuyo ecosistema alberga la mayor diversidad biológica del área y se encuentran especies como dantas, morrocoy, micos maiceros, venados cola blanca, osos de anteojos, cóndores águilas y frailejones.

Iza es el otro municipio de este departamento con un indiscutible atractivo natural. Cuenta con maravillosos paisajes que transmiten tranquilidad y armonía a quienes lo visitan, por eso, el municipio es considerado el Nido Verde de Boyacá.

En el centro histórico de este municipio resaltan la iglesia y la casa de la cultura, considerado patrimonio cultural y material del municipio. Además, es preciso resaltar que en todas sus calles se mantiene la arquitectura colonial.

Tolima Grande y sur del país

En el Huila está Gigante, cuyo nombre se origina en la historia del Gigante Matambo y su amada Mirthayú en busca de la tierra de gigantes. Se trata de dos lomas que se convirtieron en atractivos naturales que se encuentran a la entrada del municipio, a escasos siete kilómetros, y resultan fáciles de identificar por parte de los viajeros.

También encontramos a San Agustín en el Huila,  famoso por su riqueza histórica y natural ya que cuenta con atractivos de flora, fauna, fuentes hídricas, y paisajes naturales, que lo convierte en lugar ideal para que los turistas gocen y disfruten de la majestuosidad y el encanto de la naturaleza. Los atractivos más reconocidos y visitados son: el Estrecho del Magdalena y el nacimiento del Rio Magdalena en cañón del río magdalena.

En el Tolima se encuentra San Sebastián de Mariquita, cuya Iglesia data del año de 1557. En su entrada principal está en alto relieve el escudo del sumo pontífice que solo lo tienen tres iglesias en Colombia. Fue construida con piedras traídas de ríos y madera de selvas cercanas. Esta iglesia consta de tres naves, dos laterales y una central, y su torre inicialmente fue construida de tres cuerpos y con terminación en aguja, y después fueron agregados dos cuerpos, dándole terminación en cúpula. En el campanario se encuentra la estatua de Gonzalo Jiménez de Quesada.

El Pan mariquiteño es un símbolo gastronómico de la región, que además fue la cuna de la Real Expedición Botánica dirigida por el español José Celestino Mutis, quien dirigió el evento científico más importante durante el siglo XVIII para el país.

En Putumayo está el Municipio de Villagarzón, localizado en el piedemonte de la llanura amazónica, formando atractivos como cascadas, ríos, reservas naturales, fauna, flora y el majestuoso paisaje, que están entre las maravillas que brinda la región Andino amazónica. Ríos cristalinos como el Vides, que se convierten en piscinas naturales, cascadas como el salto del indio, reservas como el escondite y la selva vides hacen parte de este hermoso escenario natural.

Oriente del país

En el Meta, los visitantes encuentran La Macarena, mundialmente reconocido por Caño Cristales, una de las maravillas de la naturaleza que florece cuando llegan las lluvias de mitad de año. Puntualmente, cuando la Macarenia Clavijera –planta acuática endémica de esta región del país– pinta el lecho rocoso de rosado, verde y amarillo.

En Casanare, el municipio de Maní cuenta con grandes atractivos para los amantes de la naturaleza. Están el río Cusiana, la Laguna del Tinije, la Laguna Popure y la Reserva Natural Tierra de Paz en donde se pueden desarrollar diversas actividades como el turismo de naturaleza, senderismo, canotaje o avistamiento de flora y fauna.

Región Pacífico

El Cauca tiene el municipio de Guapi atrae a los viajeros por su Parque Nacional Natural Gorgona, conformado por Gorgona y Gorgonilla, que son considerados un pequeño paraíso de diversidad pues comprende desde ecosistemas marinos hasta bosque húmedo tropical. Gorgona fue prisión de máxima seguridad durante 25 años.

En el Valle del Cauca está Ginebra, un municipio famoso por su gastronomía que invita a los visitantes a comer allí su sancocho de gallina cocinado en fogón de leña.

En sus calles puede recorrer el Puente de Piedra, la Iglesia Nuestra Señora del Rosario, monumentos a la bandola y la plazoleta del Mono Núñez. Además, en el puente de piedra se encuentra una caída de agua de 8 metros entre dos peñascos, en donde se puede realizar avistamiento de aves.

Nuquí, en Chocó, cuenta con aguas cálidas que contienen sales minerales de volcán, ideales para los baños medicinales y de relajación. En el recorrido por este hermoso municipio se puede disfrutar del sendero de los Anturios, caracterizado por una rica vegetación y diversidad de aves, así como con 585 metros de recorrido desde la playa, de la comunidad de Jurubirá.

Sandoná, en el departamento de Nariño, es un pueblo rico en turismo de todas las clases. Entre sus atractivos están la Cascada La Joaquina, ubicada a 4 kilómetros del casco urbano, donde se impone la naturaleza y los paisajes únicos en el municipio nariñense. La Cascada de Belén, una majestuosa caída de agua ubicada al oriente del sector urbano del municipio de Sandoná, en el barrio Belén –por el que lleva su nombre-, tiene 125 metros de altura y un esplendor de caída de agua de 50 metros la cubre una pequeña área de bosque y se adorna con las montañas de este municipio.

Estos son algunos de los preciosos pueblos que puedes visitar en esta semana de receso, lugares mágicos que construyen la identidad colombiana con su biodiversidad y gente bella. Para ampliar la información sobre los mejores atractivos turísticos de Colombia sigue este link: https://bit.ly/3DBmdfa

 

Gobierno Cercano
Comente aquí la noticia

Comentarios